Síguenos en:

  • Ubicación Cof. Virgen de La Soledad
  • Twitter Cofradía La Soledad
  • Facebook Cofradía La Soledad

@ 2018 Cofradía de Nuestra Señora la Virgen de La Soledad

cofradías hermanadas 

LA COFRADÍA DE LA SANTA CRUZ - HERMANOS MARISTAS DE LOGROÑO (LA RIOJA)

Fundación e historia

El origen e historia de la Cofradía arranca en el interior del vetusto Colegio San José de Calvo Sotelo, 40 durante la segunda parte de la década de los años ochenta. Por aquellos tiempos, era más una ilusión de colegiales que un proyecto viable. Sin embargo, la Fé (nunca mejor dicho) mueve montañas y todos los inconvenientes existentes se fueron poco a poco removiendo, dejando paso a un rayo de luz que daría finalmente fruto.

 

1990-1991: El sueño se convierte en realidad

Noviembre de 1.990 supone el alumbramiento oficial cofrade como colofón a aquella ilusión de colegiales ahora un poco más maduros y apoyados por animosos padres y ex alumnos. Junto a este torrente de entusiasmo, el apoyo del Ayto. de Logroño –que cedió a la Cofradía en usufructo el Paso de “El Encuentro”- resultó decisivo para que el 21 de Marzo de 1.991 la Cofradía se presentara en las calles de Logroño.

Una presentación discreta con apenas unos 70 cofrades dónde todas las carencias eran de abrumadoramente compensadas por el vigor de un proyecto otrora impensable. El hábito cofrade estaba formado por túnica granate, capa y capuz negros y guantes, cíngulo y zapatos del mismo color. El escudo, una cruz desnuda acompañada a sus pies por las tres violetas como elemento distintivo marista. Un escudo nacido de las propias aulas colegiales.

Con el paso del tiempo, la Cofradía evolucionó y su hábito y emblemas también.

Los 90's: La maduración de un proyecto

Tras el ímpetu del arranque llegó el tiempo de consolidarnos y asentar bien los pilares para que el futuro se presentara de nuestro lado.

Convencer a muchos, “engañar” para el proyecto a otros pocos, pedir que nos prestaran atención a casi todos y ayuda a todo el que la pudiera aportar.

Poco a poco crecimos en número; desde los infantiles hasta los portadores; aquella Cofradía silenciosa de 1.991 ya contaba con una vigorosa banda de percusión que incluso llegó al destacado privilegio de ser invitada a la “Catedral” de la percusión de Semana Santa.

Pisar la Plaza del Pilar en pleno Domingo de Ramos zaragozano es un recuerdo imborrable, el cual perdura en el paso del tiempo como una de las actividades más entrañables y bonitas que recordamos.

Mientras tanto, un ingenio mecánico sustituía a otro anterior en la búsqueda de reducir peso en las andas de nuestro Paso de “El Encuentro”; tiempo y dinero invertido que no facilitaba para nada la tarea de los portadores. Y es que los comienzos nunca son fáciles, ¿verdad?. Con fe e ilusión continuamos adelante, el sueño ya estaba en marcha.

1997-2003: Hacia el "Impulso XXI"

La rutina puede llevar al tedio y lo más peligroso, apagar la llama de la ilusión. También esa fase nos afectó durante algunos años. Cayó la participación en los actos cofrades y era inaplazable lograr savia nueva… pero ¿cómo?.

No obstante,la Cofradía internamente crecía buscando una vivencia más personal e íntima de la Pasión de Cristo. Coherentes con ese proceso, nuestros emblemas evolucionan.

En el hábito, se mantiene capa, capuz y fajín de color negro, pero la túnica abandona su color granate y también pasa a ser de color negro que reafirma el carácter penitencial de la Cofradía. Al escudo se le añaden nuevos elementos: por un lado, el símbolo de la Virgen María sobre la cruz desnuda y, por otro, la corona de espinas, símbolo de la Pasión de Cristo.

2004-2009: Renovación cofrade

Tras la crisis vivida, el traslado del Colegio producía un temor atroz. Si ya era difícil “enganchar” en el centro de Logroño, que sería de la Cofradía en las afueras…

Sin embargo, nos vimos sorprendidos por un proceso de renovación jamás imaginado.

En apenas 3 años, nos encontramos con casi una Cofradía regenerada en su mitad. Incorporaciones que traían hasta la Cofradía a muchos padres, madres e hijos que nos otorgan un tremendo dinamismo. Un ciclón participativo arrasa ahora nuestros actos.

Apoyados en esa nueva savia recibida los proyectos parecen más sencillos y casi cristalizan solos. Se inaugura el “Stabat Mater”, Paso titular de la Cofradía en la Semana Santa de 2.007, un anhelo que durante tanto tiempo se había resistido.

Poco más tarde, los mil cambios en las andas de “El Encuentro” se culminan, la sección infantil se duplica en apenas un par de ejercicios hasta ponerse a la cabeza de las cofradías logroñesas, la 2ª generación de la Banda va ocupando el lugar y responsabilidades a los que están llamados.

Incluso somos capaces de hacer un poco de historia. El anhelado deseo de nuestras chicas por contar con un Paso para ellas también ve la luz: nuestra Virgen del Rosario.

... Caminando hacia las bodas de plata

Cuando en 2.010 se celebraron los 20 años de la Cofradía, aquellos ilusos colegiales de 1.990, esos que arrimaron el hombro en la segunda etapa de la Cofradía, los “novatos” que nos impulsan ahora y ponen todo el afán en nuevos proyectos, las mujeres, los hombres, los niños, en definitiva TODOS comparten un sentir por la Cofradía que refleja la mejor señal posible: la llama está muy viva.

Recorrimos caminos con piedras y ahora viendo el trecho recorrido estamos orgullosos y deseando seguir completando esta página con nuevos logros.

Continuará…

En la Procesión de La Virgen del Rosario del Domingo 6 de Octubre de 2019, nuestra Cofradía se hermanó con la Cofradía de la Santa Cruz.  El acto del hermanamiento se produjo en la explanada de la Iglesia de Santa María de la Vid de la capital.  Nuestro Hermano Mayor, Don Alfonso Ruiz Nestares, entregó un ramo de flores a la Virgen del Rosario y Don Álvaro Torres Andrés, Hermano mayor de la Cofradía de la Santa Cruz, leyó un documento conmemorativo, tras el cual ambos Hermanos Mayores intercambiaron sus medallas.