top of page
Actualidad

MANTO RESTAURADO DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD

_DSF4207.jpg

Sabed, Señora de la Soledad, que nuestra ciudad os tiene hecha, tiempo hace, la espiritual ofrenda de un manto. Ansía prender de vuestros hombros un manto con cimbras de oro, bajo el que mostréis vuestros ojos profundos y amargos y vuestras blancas manos – las bíblicas manos que fueron versos de Salomón- en vuestro pecho recostadas, sígnando la cruz del sometimiento.

Pronto tendréis el manto, Virgen de los Dolores, que ha de ser la concreción de nuestras caricias, la concreción de nuestras ternezas hacía Vos.

Así ha de ser y así os lo dice hoy el corazón de esta ciudad de Logroño, que no sabe de la tierra estéril, ni de la fuente sin agua, ni del labio sin oración, ni del alma sin luz.

José María Lópe Toledo - 1948

bottom of page